jueves, 4 de diciembre de 2008

OMENAJE A MIGUEL HERNANDEZ


A LA FLOR DEL ALMENDRO

Flor del almendro temprano:
Preliminar inocencia.
Aún no ha hecho el frío cano
Discursiva su abstinencia.
Aún la verde diligencia
Es ociosidad sutil:
Y ya, a pesar del hostil.
En su detrimento, enero,
Por su testigo primero
Se propone blanco abril.

Como verán, es una de las muchas poesías del gran MIGEL HERNANDEZ
Toda su obra, esta llena de ternura y sensibilidad, sus versos acarician el alma…



AL TORO

Ínsula de
Bravura,
Dorada
Por exceso
De oscuridad.

En la plaza,
Disparándose
Siempre
Por el arco
Del cuerno.
Golpeando
El platillo
De la arena.
Enlazando
Caballos
Con vínculos
De huesos.
Elevando
Toreros
A la gloria.
Realizando
Con ellos
El mito
De Júpiter
Y Europa.
TAMBIEN DE MIGUEL HERNANDEZ



A LAS VELETAS

Danzarinas en vértices cristianos
Injertadas: bakeres más viudas,
Que danzan con los vientos, ya gitanos
De palmas y campanas, puntiagudas.
Negros, hacen los vientos gestos planos,
Índices, si no agallas, de sus dudas,
Pero siempre a los nortes y a los estés
Danzarinas, si etíopes, celestes.

1 comentario:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me alegro de que a los dos nos encante este poeta. Es mi favorito. Un beso muy fuerte, colega de bitácora.

Interpretación de sueños