sábado, 30 de julio de 2011

Mi poeta...






Tú, mi poeta
Tú, mí admirado poeta
Que billas como un lucero
Llenas de sueños mis noches
Y de rosas mis senderos.
¡Qué pena que tú no puedas!
¡Acariciar mis palomas!
Ya sabes que es imposible
Pues son, ¡de otra persona!
Pero cuando cae la tarde
Y se encienden los luceros
Las dos, echan a volar
Y se marchan a tu encuentro.
Y en silencio se acurrucan
Muy cerquita de tu cuerpo
Esperando que las beses
Y las mezas en tu sueño.
Mas luego, al llegar el alba
Regresan al palomar
Donde se encuentra su dueño
¡Que no las echó a faltar!
Ya sé, que en la realidad
nunca las podras tocar
pero de noche en los sueños
si, ¡son tuyas de verdad

Interpretación de sueños