miércoles, 29 de octubre de 2008

DIOS EN LOS ARBOLES

Soy yo en el alto bosque, que es tu pecho,
Señor, regando árboles y flores
con lágrimas de amor. En tus alcores
he tendido con ramas nuestro lecho.

En ellos te alzarás como un abeto
donde injertarme pueda y enlazarte
en ramas poderosas y forzarte
a revelarme a solas tu secreto.

Al tronco de tu cuerpo rescatado
me abrazaré desnudo de ropajes
vanos para que crezca en mí tu amado.

Y por mí, como Dafne, perseguido
te poblarás de hojas y ramajes
donde jueguen mis manos a hacer nidos.

ESTA POESIA ESTA ESCRITA POR MI (HIJO POLITICO) LA PONGO COMO OMENAJE A UN GRAN POETA


Interpretación de sueños